3EHouses

Casas de bajo consumo y sostenibles

La cocina robótica ya está aquí

Cuando se anunció una cocina robótica en 2015, todos lo vieron como una visión prometedora del futuro. Pero ese futuro parece haber llegado gracias al robot chef que cocina solo.

Desde que se inventaron los robots, todo el mundo quería uno que supiera cocinar y hacer la colada. En la década de los 80, se pudo vislumbrar lo que estaba por venir gracias al Omnibot, un robot que llevaba y traía bebidas, y en 2009, la idea de un robot chef que cocinaba, ya rondaba por las exposiciones de tecnología de Japón.

La cocina robótica ya está aquí

Pero no ha sido hasta hace un año cuando una compañía de Londres llamada Moley Robotics, hizo su primera demostración en vivo de su cocina robótica.

Ya sabéis que en 3ehouses nos encantan los robots domésticos como los Roomba. Creemos firmemente en que la robótica mejorará nuestras casas. En un futuro (y en parte ya a día de hoy) estos dispositivos nos ahorrarán tiempo y consumo energético. Eso sí, reconozco que no esperaba ver un robot que cocina de esta manera.

¿Por qué ha llevado tanto diseñar un robot que cocine?

Los desafíos habituales a la hora de crear un robot que cocine, han sido los desafíos de operar en un entorno humano, desplazarse en ambientes desordenados, la seguridad de trabajar con los humanos y animales alrededor y clasificar objetos desconocidos.

Hay todavía un largo camino hasta que se puedan crear robots multiusos seguros que puedan funcionar confiablemente en un entorno humano desordenado.
Moley ha eliminado muchos de esos problemas, y ha creado una cocina robótica entera.

La seguridad nos la proporciona una ventana de protección, de la misma manera que con los robots industriales.

La cocina robótica de Moley es más como una herramienta de fabricación flexible. En el lugar de fabricar piezas mecánicas, fabrica alimentos. Está programado mediante una captura de movimiento de un verdadero chef humano que está preparando el plato, y está diseñado para copiar lo más fielmente posible sus movimientos orgánicos.

Comemos comida preparada por robots todo el tiempo. Hay muchos robots que se utilizan en el industria de la fabricación de alimentos. Lo más probable es que hayamos comido algo que recientemente ha sido tocado por un robot.

Sin embargo, utilizar a un robot para hacer comida casera no es lo mismo que usarlo como materia prima en una fábrica de procesamiento. Aún así, muchas personas han estado comiendo comidas hechas por robots durante varios años.

Resulta que el robot de Moley es sólo el último de una línea entera de cocineros robóticos, con máquinas bien establecidas, como la Thermomix. Aunque no se vea como un robot, la Thermomix es más que un robot procesador de alimentos. Sigue programas sencillos, pero carece de sensores avanzados.

China parece que es el hogar de los robots chefs. Durante los últimos cinco años, varios restaurantes han utilizado robots que cocinan los alimentos o ingredientes (previamente picados y pesados) en woks. Pesar y cortar son tareas supuestamente complejas que todavía tienen que llevarse a cabo por seres humanos.

Estas máquinas son apenas más complejas que la Thermomix, y hacen mucho más que abrir una botella o coger un plato. Su aspecto humanoide es poco más que un truco de marketing.

Sin embargo, igual que con los sistemas más simples, no hay ninguna solución fácil al problema del cocinado. Cada ingrediente debe ser dosificado y colocado en la posición correcta para que el plato sea un éxito. Este es el reto principal que Moley tendrá que hacer frente.